martes, 14 de julio de 2015

El teorema Katheirne | Reseña

Sinopsis: Según Colin Singleton existen dos tipos de persona: los que dejan y los que son dejados. Él, sin duda, pertenece al segundo. Su última ex, Katherine XIX, no es una reina, sino la Katherine número diecinueve que le ha roto el corazón.Para escapar de su mal de amores, y con el propósito de hallar un teorema que explique su maldición de las Katherines, Colin emprende junto a su amigo Hassan una aventura que le llevará a Gutshot, un pueblecito de Tennessee, y a la sospecha de que en la vida la inteligencia no siempre es la mejor compañera de viaje.

Si usted odia:
a) los anagramas.
b) las preguntas tontas que se hacen las personas a las que dejan sus novios/as.
c) los datos curiosos.
d) los pies de página.
e) dos o más de las anteriores.

Este no es un libro para usted. Durante las páginas del teorema Katherine tenemos un abuso de todos esos elementos enlistados arriba que dejan de parecer graciosos como a la página diez. Considero este el libro peor logrado de John Green y a Buscando a Alaska y a Bajo la misma estrella no les dediqué palabras especialmente halagadoras (Bajo la misma estrella se llevó un comentario bueno en cuanto a la construcción de algunos personajes, Buscando a Alaska sólo por ciertos pasajes). Creo que no hay nada que quiera rescatar de este libro.

Como por algún lado tengo que empezar la crítica, vamos a empezar por Colin Singleton. El niño es un niño prodigio cuya utilidad para la vida es nula, sabe once idiomas (envidia), lee cuatrocientas páginas al día (ni yo sé como, que me acabo de marcar récords personajes leyendo 250), hace relaciones raras con datos en su cabeza, usa palabras raras y pedantes, no sabe que es realmente interesante en una conversación normal (un esfínter pupilar, no) y, bueno, no está especialmente arriba en la escala social. No es muy difícil comprender por qué. Sólo es bueno memorizando cosas, la verdad, así que no le encontré la verdadera inteligencia y además se marca el teorema matemático menos fundamentado del mundo.


Me pareció tierno que cuando era pequeño le gustara jugar a ser un robot sabelotodo (que era realmente lo único a lo que sabía jugar), pero poco más. Colin es muy inseguro y es ese el rasgo que está mejor mostrado sobre él en el libro (siempre preguntándose si gusta, si lo que va a decir es correcto, si es buen novio, si es buen amigo...), porque bueno, está intentando demostrar que sus relaciones tienen una representación matemática. ¿Dato curioso inútil? Ha tenido diecinueve novias en distintas etapas de su vida, todas llamadas Katherine (no Catherine) y todas lo han dejado a él.

Tenemos también a Lindsay, un personaje que vive la vida actuando: ella misma lo dice, con los viejitos tiene acento sureño, con su novio es la chica popular, con Colin una aficionada a las gráficas que cuentan historias. No es un personaje demasiado bien armado, pero se defiende relativamente. Hassan, el mejor amigo de Colin, es, por el contrario, el graciosete de turno y la mayor parte del libro da risa, sí. Me hubiera gustado conocerlo un poco más, pero en general como personaje me ha gustado y sólo he creído que le ha faltado un poco de más protagonismo para que no viéramos sólo la parte graciosa. Es musulmán, no tiene demasiadas ganas de ir a la universidad, ni de besar chicas con las que no se va a casar, usa muchas palabras en árabe y... bueno, en general está bien. Es un poco bueno para nada y a lo largo del libro eso no cambia, por lo que el personaje no evoluciona demasiado, lamentablemente. Nos da una sorpresa al final, pero no más.

Para el resto de los personajes... pues, tenemos al novio de Lindsay, El Otro Colin (EOC), unos cuantos tíos cuyo nombre no recuerda y Katrina, una chica buena, sexy y popular. Algo así como el estereotipo de las porristas en las películas de instituto gringas. Tenemos a los padres de Colin y a los de Hassan, pero a John Green parece que le estorban, así que no tienen realmente un papel importante en la novela, simplemente se dedican a... no, ni a estar allí. El único papel que tienen es que Colin les llame por teléfono. La madre de Lindsay, Hollis, es, básicamente, la rica del pueblo, le da trabajo a todo el mundo. Y no hay más personajes con verdadera relevancia, además de que los protagonistas a menudo suenan forzados o no muy naturales.

Ahora vamos con la trama. Es una trama sencilla, introducción (a Colin lo han dejado diecinueve chicas llamadas Katherine), desarrollo (Colin se va de viaje en carretera y acaba en Gutshot, Tenneesse), nudo y desenlace. En el camino, obsesionado por que diecinueve chicas lo hayan dejado, empieza a trabajar en un teorema matemático que exprese sus relaciones en una gráfica. La gráfica apunta hacia abajo cuando es la chica quien deja al chico, y la gráfica apunta hacia arriba cuando es el chico quien lo hace. ¿Tiene sentido? Por supuesto que no, como la mitad de las cosas que pasan en matemáticas. Sin embargo, mis problemas con las matemáticas de John Green empieza cuando, al parecer, incapaz de hacer funcionar el teorema, va metiendo más variables (hasta allí, todo bien todavía) de las cosas que influyen en la relación: popularidad, aspecto físico, etcétera. Sin embargo, la fórmula no es producto de un análisis, ni de nada, o no lo parece. Básicamente Colin se dedica a meter todo al azar a ver si funciona y, obviamente, después de mil intentos, algo funciona. La fórmula es larga, tiene un seno, muchas cosas, no recuerdo más (no, no es bonita, Juan Verde, una fórmula así causa pesadillas). 

Hay un apéndice de matemáticas en el libro que se me hizo exageradamente básico, pero hablo por mí, no me atrevo a decir nada más porque bueno, en mi carrera hay gente que no sabe graficar una parábola (¡una parábola!). 

Por lo demás, sí, esa es la trama, pasan cosas mientras Colin hace su teorema y piensa en las Katherines. Por supuesto, las cosas que pasan son mucho más interesantes que Colin haciendo su teorema. Trabajan para Hollis, grabando los testimonios de mucha gente que vive en el pueblo, sobre si cambiarían de pueblo, si vivirían en otra parte, qué hacen... Vamos, es un testimonio que Hollis quiere dejar para sus nietos. Me pareció algo tierno de parte de Hollis y así nos da tiempo para conocer algunas caras curiosas en Gutshot. Durante esos días Lindsay huye del trabajo para estar con su novio, Hassan hace nuevos amigos que a Colin no le gusta y Colin está preguntándose por enésima vez por qué Katherin XIX lo dejó. Un chico muy entretenido, nuestro Colin. 

Tenemos vistazos al pasado de Colin (algunos tan extraños como increíbles), siendo de los mejores, su relación con Katherine I, La Grande (una relación de dos minutos y medio) y sus experiencias como niño anormal. Hay cosas que lo hacen prácticamente estar a un paso de la categoría de Gary Stu, al menos tratándose de intelecto, pero siempre tenemos su inseguridad (que es molesta, no mentiré) como recordatorio constante de que no es muy perfecto que digamos. Eso John Green lo desarrolló bastante bien, le daré el mérito, pero hay un pequeño problema. 

Pequeñísimo, de hecho. La narración de John Green. Voz narrativa... no es muy agradable, es como tener a Colin en nuestra cabeza y al mismo tiempo a un pedante sabelotodo que todo el rato está soltándonos datos curiosos inútiles (en su gran mayoría) y tenemos el recuerdo constante de que Colin es inteligente: ¡ya lo muestras, Green, o al menos lo intentas, deja de decírnoslo con esas palabras! Pero bueno, la mitad de las notas al pie nada más te causan la impresión de que John Green estaba tal que así: 


Así que en general, lamentablemente, el libro es bastante aburrido, el final predecible más o menos desde la mitad (con detalles de más o de menos) y la moraleja final, estúpida con todas sus letras. Tres libros y sigo confirmando que de verdad, Juan Verde y yo no nos llevamos. Me gusta su sentido del humor alguna veces, sus vlogs, pero sus libros no. Exceptuando a los protagonistas de Bajo la misma estrella, todos los demás son los mismos arquetipos una y otra vez y las tramas se parecen. Los clichés repetidos son los mismos, aquí sólo cambiamos de la obsesión por las últimas palabras de la gente famosa (creo recordar) por los anagramas y al Coronel por Hassan y listo. Tanta originalidad no mata, en serio.

En general la novela está llena de relleno, con pasajes inútiles y poco entretenidos, y acaba convertida (muy lejos de sus pretensiones iniciales) en una plasta adolescente común y corriente que no se distingue en lo absoluto del resto. Vamos, que muy original no es, el planteamiento matemático no se sostiene por muchos lados (porque más bien parece una fórmula hecha al azar en muchos sentidos), los personajes no son exageradamente agradables, Colin en general desespera y no evoluciona lo suficiente como para convertirse en alguien del todo agradable. Y, por supuesto, mi queja normal ya que hablamos de John Green: ¡no tienes naturalidad en los diálogos! Juan Verde parece entender a los adolescentes, pero no su manera de hablar y le acaban saliendo un montón de pedantes traumados complicados con problemas existenciales que se arreglarían de sólo ir al psicólogo. En su mayoría.

Así que el veredicto final sobre esta novela es:

miércoles, 5 de marzo de 2014

Prueba con tíitulo largo

Encabezado


Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Duis eleifend urna sed semper sollicitudin. Nullam dignissim justo orci, ac ornare tortor porttitor vitae. Maecenas a imperdiet justo, ac sagittis neque. Cras iaculis dui sed est malesuada mattis. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Maecenas blandit consectetur metus, nec pretium lacus sollicitudin ut. Aliquam vulputate eu nulla eu ultrices.

Morbi et imperdiet sem. Sed nisi turpis, molestie eget massa non, tempus bibendum massa. Vestibulum scelerisque dignissim augue, nec molestie mi rhoncus nec. Nulla aliquet nec sem non porttitor. Etiam id velit egestas, vulputate neque at, venenatis tellus. Duis feugiat elementum hendrerit. Donec purus lectus, ultricies in vehicula at, molestie vel velit. Aliquam erat volutpat. Sed egestas rutrum est et egestas. Nam sollicitudin dolor pharetra neque vestibulum, quis tempor orci fermentum. In purus eros, tempus ut rhoncus eget, lobortis ac lorem.

Nullam ac vulputate risus. Fusce rutrum libero arcu. Etiam vitae ligula imperdiet, tristique nisl eu, tincidunt urna. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Nunc pulvinar pretium neque, egestas suscipit urna porttitor sit amet. Curabitur ligula massa, convallis vitae porttitor quis, molestie in nibh. Nulla tempus metus ac leo eleifend, non rutrum orci accumsan. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Maecenas volutpat lorem in gravida lobortis.
Nunc pretium tempus nunc, sit amet vehicula nulla tristique et. Morbi tempus sollicitudin lorem, imperdiet feugiat velit fermentum elementum. Integer lobortis porta justo, venenatis scelerisque nulla laoreet nec. Praesent consequat et nunc eu auctor. Mauris quis elit lacinia dui feugiat dignissim vel et massa. Vestibulum vitae lacus ac nunc pulvinar fringilla vitae eu libero. Suspendisse quis felis pharetra, condimentum elit vel, tempor nisi. Nullam in cursus purus. In commodo ligula nec eros pharetra ultrices. Sed interdum erat in diam hendrerit, ut condimentum tellus venenatis. Fusce nec lectus in velit gravida pretium in non lectus. Suspendisse potenti. Quisque eu lacinia augue. Aliquam convallis orci eros, eget mollis odio condimentum sit amet.
Duis consequat, metus sit amet tempus consequat, quam erat facilisis dolor, nec egestas eros velit quis odio. Ut in tempor diam. Sed et sapien id justo elementum blandit. Vivamus ac fermentum dui. Donec id arcu suscipit, condimentum sapien quis, ultricies magna. Vestibulum ipsum purus, mattis eget diam in, sagittis luctus nisl. Pellentesque iaculis nibh bibendum lectus congue ullamcorper. Aliquam vitae metus nisl. Suspendisse eros mauris, dignissim quis lacus a, hendrerit sodales neque. Proin eget tortor nec nunc mollis suscipit in eget lorem. Duis sit amet consequat erat. Aliquam diam nisi, tempor at urna sit amet, dapibus volutpat est. Ut tellus elit, aliquet vitae dolor eget, luctus semper neque.

Encabezado en medio


Duis consequat, metus sit amet tempus consequat, quam erat facilisis dolor, nec egestas eros velit quis odio. Ut in tempor diam. Sed et sapien id justo elementum blandit. Vivamus ac fermentum dui. Donec id arcu suscipit, condimentum sapien quis, ultricies magna. Vestibulum ipsum purus, mattis eget diam in, sagittis luctus nisl. Pellentesque iaculis nibh bibendum lectus congue ullamcorper. Aliquam vitae metus nisl. Suspendisse eros mauris, dignissim quis lacus a, hendrerit sodales neque. Proin eget tortor nec nunc mollis suscipit in eget lorem. Duis sit amet consequat erat. Aliquam diam nisi, tempor at urna sit amet, dapibus volutpat est. Ut tellus elit, aliquet vitae dolor eget, luctus semper neque.

Duis consequat, metus sit amet tempus consequat, quam erat facilisis dolor, nec egestas eros velit quis odio. Ut in tempor diam. Sed et sapien id justo elementum blandit. Vivamus ac fermentum dui. Donec id arcu suscipit, condimentum sapien quis, ultricies magna. Vestibulum ipsum purus, mattis eget diam in, sagittis luctus nisl. Pellentesque iaculis nibh bibendum lectus congue ullamcorper. Aliquam vitae metus nisl. Suspendisse eros mauris, dignissim quis lacus a, hendrerit sodales neque. Proin eget tortor nec nunc mollis suscipit in eget lorem. Duis sit amet consequat erat. Aliquam diam nisi, tempor at urna sit amet, dapibus volutpat est. Ut tellus elit, aliquet vitae dolor eget, luctus semper neque.

Nunc pretium tempus nunc, sit amet vehicula nulla tristique et. Morbi tempus sollicitudin lorem, imperdiet feugiat velit fermentum elementum. Integer lobortis porta justo, venenatis scelerisque nulla laoreet nec. Praesent consequat et nunc eu auctor. Mauris quis elit lacinia dui feugiat dignissim vel et massa. Vestibulum vitae lacus ac nunc pulvinar fringilla vitae eu libero. Suspendisse quis felis pharetra, condimentum elit vel, tempor nisi. Nullam in cursus purus. In commodo ligula nec eros pharetra ultrices. Sed interdum erat in diam hendrerit, ut condimentum tellus venenatis. Fusce nec lectus in velit gravida pretium in non lectus. Suspendisse potenti. Quisque eu lacinia augue. Aliquam convallis orci eros, eget mollis odio condimentum sit amet.

Encabezado secundario


Nunc pretium tempus nunc, sit amet vehicula nulla tristique et. Morbi tempus sollicitudin lorem, imperdiet feugiat velit fermentum elementum. Integer lobortis porta justo, venenatis scelerisque nulla laoreet nec. Praesent consequat et nunc eu auctor. Mauris quis elit lacinia dui feugiat dignissim vel et massa. Vestibulum vitae lacus ac nunc pulvinar fringilla vitae eu libero. Suspendisse quis felis pharetra, condimentum elit vel, tempor nisi. Nullam in cursus purus. In commodo ligula nec eros pharetra ultrices. Sed interdum erat in diam hendrerit, ut condimentum tellus venenatis. Fusce nec lectus in velit gravida pretium in non lectus. Suspendisse potenti. Quisque eu lacinia augue. Aliquam convallis orci eros, eget mollis odio condimentum sit amet.

jueves, 28 de junio de 2012

Título de prueba


Entrada de prueba.

Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba. 
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.  
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba. 
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba.  
Blockquote de Prueba.
Blockquote de Prueba. 

Imagen

El blockquote soporta 15 renglones